DECÁLOGO DE LA UEM PARA AFICIONARSE AL EJERCICIO FÍSICO

La Universidad Europea ha elaborado, a través del área de Salud y Deporte, un decálogo de consejos para realizar ejercicio físico en 2015 sin perder la motivación con el paso del tiempo. Saber elegir el deporte acorde con la preparación física y los intereses, así como mantener una correcta alimentación son algunas de las claves para lograrlo.

La doctora Beatriz Martínez,  directora del área de Salud y Deporte, es la autora de estas recomendaciones:

- Elige tu deporte: No te dejes llevar por las modas. Todo depende de tu experiencia con el ejercicio físico hasta este momento. Debes tener en cuenta si tu cuerpo está preparado para lo que quieres hacer, los objetivos que te has planteado, cuántos días a la semana le puedes dedicar, etc.

- Prepara el diccionario: TRX, HIT, Crossfit, Zumba… ¿Dónde se ha quedado el tradicional “circuito” y las clases de “aerobic”? Cada vez más, aparecen nuevas actividades diseñadas para todo tipo de públicos. Prácticas indoor o al aire libre de las que tendrás que informarte para ver cuál es la que mejor se adapta a lo que estás buscando.

- Dosifícate: Si lo das todo al principio te quedarás sin nada. Empieza poco a poco y da tiempo a tu cuerpo-mente para que se acostumbre a la nueva rutina. Sufrir una mala experiencia por el sobresfuerzo puede ser contraproducente y terminar con nuestro propósito. Ten paciencia, enseguida empezarás a notar los avances.

- Una correcta alimentación: Tu cuerpo va a necesitar una alimentación equilibrada que te proporcione la energía suficiente para las nuevas demandas. Junto con el adecuado descanso, forma parte del entrenamiento invisible. Además, comer sano no significa, ni mucho menos, comer poco o comer mal, sino todo lo contrario.

- Establece una relación formal y duradera: Tu relación con el deporte no puede ser efímera. Cuídala para que dure mucho tiempo, sólo así conseguirás lo que te propones. Ponte metas a corto plazo pero que conformen un objetivo a largo; te ayudará a mantener la ilusión del primer día hasta que asimiles la práctica de ejercicio como una rutina.

- Integra el deporte en tu vida y no tu vida en el deporte: Debes evitar pasar del sedentarismo a la obsesión y de ahí a las lesiones frecuentes. Prácticas tan sencillas como andar o un paseo en bici pueden formar parte del plan previsto y servir como complemento perfecto de las actividades más “intensas”. Combina progresivamente estas actividades para no machacar tu cuerpo.

- Escucha las señales que te manda tu cuerpo: Nuestro cuerpo se comunica con nosotros a través de múltiples señales, hay que aprender a escucharlo y respetar nuestros límites. Tomarse un breve descanso cuando nos sintamos cargados puede evitar que pasemos una larga temporada sin hacer nada. Además, fases como el calentamiento o los estiramientos son clave para acomodar el cuerpo a nuestro nuevo estilo de vida.

- Prepara la mochila: Calzado adecuado, ropa cómoda y transpirable. Son cada vez más las opciones que nos ofrecen las marcas, conscientes de los beneficios que supone la práctica del deporte en todos los aspectos de la vida. Debes tener en cuenta que no siempre lo mejor es lo más caro, compara y equípate con lo necesario para tu nivel.

- Acude al fisioterapeuta: Si las molestias comienzan, no dejes que se acumulen. Acude a un fisioterapeuta para evitar lesiones. El cuerpo humano es la máquina más precisa del planeta. Ponte en manos de profesionales para que cuiden tu cuerpo en caso de lesión. Es importante recuperarse correctamente y con el tiempo necesario antes de volver a la dinámica deportiva.

- No culpes a los Reyes Magos: Tú eres el protagonista de esta historia. Puedes pedirlo en tu carta a sus Majestades pero como ya no eres un niño, tendrás que tomar tú la iniciativa. Cualquier fecha es buena para comenzar con tu nuevo estilo de vida, así que cuanto antes te pongas, mejor será.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +