El café no influye en el deterioro físico de las personas mayores

Un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid señala que el consumo de café no supone un riesgo a la hora de sufrir limitaciones físicas en los mayores. Puede ser beneficioso en personas más propensas al deterioro, como las mujeres o los obesos.

En el trabajo, publicado en la revista “European Journal of Nutrition”, han colaborado investigadores del IdiPaz, CIBERESP e IMDEA Alimentación. La evaluación se basó en datos del Seniors-ENRICA (Estudio de Nutrición y Riesgo Cardiovascular en España), que comenzó a realizarse en 2008-2010 sobre 3.289 personas mayores de 60 años en todo el territorio nacional.

Los investigadores explican que “al inicio de este informe se recogió información sociodemográfica, estilos de vida, estado de salud y diagnóstico de enfermedades a través de una entrevista telefónica. A continuación, entrevistadores entrenados realizaron dos visitas domiciliarias secuenciales en el domicilio de los participantes, que sirvieron para recopilar información sobre dieta, realizar algunos test físicos y recoger muestras de sangre y orina. Posteriormente, se siguió a los participantes durante siete años para determinar cuáles de ellos desarrollaban las principales enfermedades estudiadas”.

Los resultados indican que no existe una relación entre el consumo de esta bebida y el deterioro de la función física, fragilidad y discapacidad. Sin embargo, se encontró un efecto protector en subgrupos de participantes que presentan un riesgo elevado de este deterioro, como son las mujeres, hipertensos, diabéticos y obesos.

Para los autores, “estos datos ponen de manifiesto que el consumo de café no supone un riesgo a la hora de sufrir limitaciones funcionales en las personas mayores, pudiendo ser incluso beneficioso en personas que presentan un riesgo elevado”.

El café es una de las bebidas más consumidas en todo el mundo, por lo que estudiar los efectos de su consumo sobre la salud es muy relevante. Su consumo habitual se ha relacionado con un menor riesgo de diabetes tipo 2 y enfermedad cardiovascular, que además son grandes determinantes de la función física.

Los expertos advierten que, aunque su ingesta podría ser beneficiosa y segura para las personas mayores, es necesario el consejo individualizado en aquellas que presentan problemas de salud relacionados con el consumo de cafeína.

Para acceder al estudio (de pago y en inglés), pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +