El ejercicio aeróbico mantiene la salud del cerebro en los mayores

Un estudio realizado por las Universidades de Western Sidney (Australia) y Manchester (Reino Unido) demuestra que realizar ejercicio aeróbico mantiene la salud del cerebro, e incluso su tamaño, a medida que uno envejece, impidiendo su deterioro. Se mejora también la memoria y previene otros trastornos neurodegenerativos, como el Alzheimer.

La investigación, publicada en la revista NeuroImage, tenía el objetivo de evaluar los efectos del ejercicio aeróbico en la región del hipocampo, clave para la memoria y otras funciones cerebrales. Hasta el momento, los estudios previos realizados sobre esta temática solo habían podido obtener resultados en ratones.

Sin embargo, las universidades de Western Sidney y Manchester han demostrado cómo esta modalidad de ejercicio ayuda a aumentar el tamaño del hipocampo, impidiendo que siga el encogimiento natural de un 5% cada diez años a partir de los 40.

Para ello, se revisaron sistemáticamente 14 ensayos clínicos en los que se analizó mediante escáneres cerebrales a 737 personas antes y después de someterse a un programa de ejercicio aeróbico controlado, que incluyó bicicleta estática, marcha y carrera en cinta. Entre los participantes había adultos sanos, algunos con deterioro cognitivo leve como Alzheimer, y personas con un diagnóstico clínico de enfermedad mental, como depresión o esquizofrenia. La edad media era de 66 años, abarcando un rango desde los 24 hasta los 76 años.

La duración del programa varió entre tres y 24 meses, con una frecuencia de dos a cinco sesiones semanales. En términos generales, aunque el ejercicio no tuvo ningún efecto sobre el volumen total del hipocampo, sí aumentó significativamente el tamaño de la región izquierda.

Joseph Firth (científico del Instituto Australiano de Medicina Complementaria de Sidney) explicó que “cuando haces ejercicio se produce una sustancia química llamada factor neurotrófico derivado del cerebro (BDNF, por sus siglas en inglés), que puede ayudar a prevenir el deterioro del cerebro relacionado con la edad”.

En este sentido, los datos han demostrado que, en lugar de aumentar realmente el tamaño del hipocampo por sí mismo, los principales beneficios cerebrales se deben al ejercicio aeróbico que ralentiza el deterioro del tamaño del cerebro. El experto indicó que “el ejercicio puede verse como un programa de mantenimiento para el cerebro”.

Sobre este descubrimiento matizó que “el envejecimiento saludable del cerebro puede tener implicaciones para la prevención de trastornos neurodegenerativos relacionados con el envejecimiento, como el Alzheimer y la demencia, aunque se necesita más investigación al respecto”.

Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +