El ejercicio disminuye el delirio postoperatorio en los mayores

Un estudio realizado por el Colegio de Medicina Albert Einstein (EE.UU) muestra que la práctica de ejercicio de forma regular y la de actividades mentales estimulantes disminuye el riesgo de sufrir delirio postoperatorio en las personas mayores.

Tras una operación quirúrgica, muchas personas mayores desarrollan alteraciones o enfermedades mentales. Además de provocar problemas como alucinaciones, el delirio puede dificultar la movilidad y las funciones diarias, aumentando el riesgo de enfermedad y muerte. Sin embargo, los resultados del trabajo arrojaron que los adultos que son físicamente activos antes de la cirugía, reducían el riesgo de padecer este trastorno.

En la investigación, publicada en la revista ‘Journal of the American Geriatrics Society‘, los expertos observaron una muestra de 132 adultos mayores de sesenta años que se habían sometido a una cirugía ortopédica electiva. La mayoría de los participantes tenían alrededor de setenta años y ninguno sufría demencia o problemas graves de audición o visión. Éstos analizaron, también, la frecuencia de actividad física de los encuestados.

La mayoría de los participantes indicaron practicar ejercicio únicamente un día a la semana, casi el 26% estuvo activo de cinco a seis días a la semana y el 31% afirmó realizar actividad física de cinco a siete días.

El 31% de la muestra desarrolló delirio postoperatorio. Aquellos que se mantenían físicamente activos de seis a siete días por semana presentaron un 73% menos de probabilidades de experimentar episodios de demencia. Asimismo, estar mentalmente activo es un factor importante para reducir el problema, ya que los adultos que leían de forma regular, tejían, jugaban, cantaban, hacían crucigramas o escribían, mostraron un 81% menos de probabilidades de padecer la enfermedad.

Los científicos indicaron que “si bien nuestro estudio fue de naturaleza preliminar, encontramos que la actividad física regular modesta, así como la realización de actividades mentales estimulantes, se asociaron con tasas más bajas de delirio después de la cirugía”.

En este sentido, las actividades físicas y cognitivas ofrecieron beneficios independientes entre sí. Esto sugiere que las personas que las personas físicamente limitadas pueden beneficiarse de ser mentalmente activas, y las personas con deterioro cognitivo leve pueden beneficiarse de ser físicamente activas.

Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +