El ejercicio dos veces por semana mejora la capacidad de pensamiento

Una guía de la Academia Estadounidense de Neurología indica que hacer ejercicio dos veces por semana mejora la capacidad de pensamiento y la memoria. Destacan la importancia de que los médicos recomienden el deporte para evitar la demencia.

El manual de recomendaciones se ha publicado en la revista médica de la Academia Estadounidense de Neurología (AAN, por sus siglas en inglés), “Neurology”. Se trata de una actualización de la elaborada sobre deterioro cognitivo leve (DCL) por la propia AAN.

El deterioro cognitivo leve es una enfermedad médica que es común con el envejecimiento. Aunque se relaciona con problemas como la capacidad de pensamiento y la memoria, no es lo mismo que la demencia. Las personas con DCL tienen síntomas más leves, con dificultades para completar tareas complejas o problemas para comprender la información que han leído, mientras que las personas con demencia presentan dificultades con las tareas diarias, como vestirse, bañarse y comer. Sin embargo, existe una fuerte evidencia de que el DCL puede conducir a la demencia.

Según la guía, los médicos deben recomendar que las personas con DCL hagan ejercicio regularmente como parte de un enfoque general para controlar sus síntomas. Aunque no se han realizado estudios a largo plazo, los análisis de seis meses de seguimiento sugieren que los entrenamientos dos veces a la semana pueden mejorar la memoria.

La guía establece que no existen medicamentos aprobados por la agencia estadounidense del medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) para el tratamiento del DCL. Además, no hay estudios de alta calidad y de largo plazo que sugieran que los medicamentos o los cambios en la dieta pueden mejorar la capacidad de pensamiento o retrasar los problemas de memoria en personas con esta patología. Por ello, la actividad física se convierte en parte fundamental del tratamiento en personas que sufren esta enfermedad.

También es importante que los médicos recomienden la capacitación cognitiva. Existe evidencia débil de que el entrenamiento cognitivo puede ser beneficioso para mejorar las medidas de la función relacionada con el conocimiento. Los autores de la guía desarrollaron las recomendaciones después de revisar todos los estudios disponibles sobre DCL.

Ronald C. Petersen (científico de la Clínica Mayo en Rochester, Estados Unidos, y miembro de la Academia Americana de Neurología) aseguró que “es emocionante que el ejercicio pueda ayudar a mejorar la memoria en esta etapa, ya que es algo que la mayoría de la gente puede hacer y, por supuesto, tiene beneficios generales para la salud. Debido a que el DCL puede progresar a demencia, es particularmente importante que se diagnostique temprano”.

En todo el mundo, más del 6% de las personas de 60 años sufre deterioro cognitivo leve y la enfermedad se vuelve más común con la edad. Más del 37% de las personas de 85 años o más lo padecen. Petersen advirtió que “si una persona ha notado que es olvidadizo y tiene problemas con tareas complejas, debe consultar a su médico para que lo evalúe y no asumir que es solo parte del envejecimiento normal”.

Por último, explicó que “a veces los problemas de memoria son un efecto secundario de medicamentos, trastornos del sueño, depresión u otras causas que pueden tratarse. Es importante reunirse con su médico para determinar la causa raíz. Las medidas tempranas pueden evitar que los problemas de memoria empeoren”.

Para acceder a la guía (en inglés), pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +