El ejercicio reduce el riesgo de caídas graves en hombres mayores

Según un estudio de la Universidad de Yale, publicado en la revista British Medical Journal, los hombres mayores que realizan actividad física pueden tener menor riesgo de padecer lesiones graves por caídas que los que no lo practican.

Los resultados del estudio sugieren que el ejercicio moderado puede ayudar a prevenir las caídas, que son la causa principal de lesiones en personas de 70 años o más. Los hallazgos han sido extraídos del “Estudio Intervenciones de Estilos de vida e Independencia para Ancianos” (LIFE, en sus siglas en inglés), el ensayo más amplio y largo realizado sobre actividad física en personas mayores.

Casi un tercio de los mayores sufren caídas, de los que un 10% padecen lesiones. A pesar de que el ejercicio puede ayudar a reducirlas, no ha habido suficientes estudios para demostrar que la actividad física ayuda a prevenir las lesiones producidas por éstas. El estudio LIFE, llevado a cabo en ocho centros de investigación en Estados Unidos, incluido Yale, evaluó los beneficios de la actividad física en personas mayores. Además, comparó el impacto a largo plazo de un programa de ejercicio moderado en comparación con educación sanitaria en 1.635 personas sedentarias de entre 70 y 89 años de edad.

Los investigadores observaron que mientras que el ejercicio no redujo significativamente el riesgo de una lesión grave por caída, en relación con la educación en salud, hubo diferencias notables de sexo. La probabilidad de una lesión grave se redujo un 38% en los hombres, pero no en las mujeres. Los hombres del grupo de actividad física también vieron una reducción de la tasa de fracturas relacionadas con caídas (53%), y un 59% redujo la de lesiones que implicaban hospitalización.

“El programa de actividad física fue más eficaz en la reducción de la tasa de lesiones graves por caídas en los hombres que en las mujeres”, señaló Thomas M. Gill, profesor de Geriatría de la Escuela de Medicina de Yale. El programa de actividad física incluyó paseos moderados, flexibilidad, fuerza y ejercicios de entrenamiento de equilibrio.

El equipo de investigación observó que los participantes varones del estudio habían aumentado la actividad física en mayor medida que las mujeres. Los hombres también tuvieron mayores mejoras al andar, en el equilibrio y en la fuerza muscular en respuesta al programa de actividad física. Los resultados sugieren que prescribir el ejercicio moderado puede ayudar en la prevención de caídas en hombres mayores y “apoyan una continua evaluación del programa de actividad física para la posible aplicación generalizada en la comunidad”, concluyó Gil.

Para acceder al estudio completo (en inglés), pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +