EL EJERCICIO RETRASA LA SARCOPENIA POR ENVEJECIMIENTO

La pérdida de masa muscular y de fuerza, también conocido como sarcopenia, propia del envejecimiento, puede retrararse con actividad física. Así lo asegura Carmen Terzic, doctora de la Clínica Mayo. La especialista recomienda realizar, al menos dos veces por semana, programas que contengan ejercicios de refuerzo y equilibrio.

A pesar de que con el paso del tiempo se pierde masa muscular en algún grado, la cantidad perdida y la rapidez con la que ocurre depende de cómo se cuida el organismo. Mantener una vida sana y activa y realizar ejercicio físico regularmente puede retrasar significativamente la sarcopenia propia del envejecimiento.

Este proceso empieza alrededor de los 25 años, aunque es mucho más notorio después de los 65 años. Según se pierde la masa muscular, el cuerpo se vuelve más débil y la capacidad de realizar tareas por si mismo puede verse limitada. Vestirse, bañarse o caminar puede ser difícil cuando los músculos se dibilitan.

Además, conforme el músculo disminuye, puede ser más difícil mantener el equilibrio, y la persona entonces camina más lento y corre más riesgo de sufrir caídas y fracturas óseas. Esto es algo importante porque las investigaciones demuestran que cuando una persona mayor de 65 años sufre una caída y se fractura un hueso, existe la posibilidad de que su expectativa general de vida disminuya considerablemente. La debilidad muscular también se vincula a varias otras enfermedades y existe, por ejemplo, una fuerte relación entre la sarcopenia debida a la edad y las enfermedades cardíacas.

Afortunadamente, se puede combatir este proceso natural. Hacer actividad física y mantener un estilo de vida activo permite recuperar masa muscular a cualquier edad. Terzic afirma que “para disminuir los efectos de la sarcopenia es recomendable participar dos veces por semana en un programa de ejercicios de refuerzo muscular. Dichos ejercicios deben abarcar todos los grupos musculares principales y componerse de ocho a diez repeticiones cada uno. Se debe esperar por lo menos 48 horas entre una y otra sesión de ejercicios para permitir que los músculos se recuperen. Un excelente objetivo y logro sería aumentar los ejercicios, dentro de lo posible, a tres veces por semana”.

Combinar los ejercicios de refuerzo con los aeróbicos, así como con estiramientos y ejercicios para el equilibrio, puede aportar aún más ventajas a los músculos. La doctora recuerda que “antes de empezar a ejercitarse, hay que consultar con el médico qué tipo de ejercicios pueden ser más beneficioso según las necesidades personales”.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +