El estiramiento muscular diario mejora la movilidad en los mayores

Una investigación dirigida por la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Florida demuestra que realizar estiramientos musculares cinco veces por semana mejora la movilidad de las personas mayores, aumentando el flujo sanguíneo en las piernas.

Los ejercicios de estiramiento se realizan como calentamiento o enfriamiento y son de baja intensidad, en comparación con el ejercicio aeróbico. Esto significa que las personas mayores pueden realizar este tipo de actividad con un riesgo menor de lesiones. En muchos casos, este sector de la población no realiza actividad física debido a la naturaleza extenuante del entrenamiento, algo que no se da con ejercicios de menor intensidad como el estiramiento.

En la investigación han colaborado también la Universidad Estatal de Kansas y la de Electrocomunicaciones en Tokio. Los científicos descubrieron que realizar estiramientos cinco veces por semana durante cuatro semanas, aumenta el flujo sanguíneo en los músculos de la pierna. Además, mejora la función de las arterias en ellos y eleva la cantidad de capilares de los músculos estirados.

Para personas con movilidad limitada, el estiramiento regular mejoraría el flujo de sangre a los músculos. En el caso de las personas mayores con problemas para caminar debido al dolor o a la falta de movilidad, estos ejercicios tendrían implicaciones importantes. También podría utilizarse en pacientes con problemas en pies y piernas derivados de enfermedades como la diabetes o enfermedad de la arteria periférica. Gracias a los estiramientos mejorarían el flujo de sangre de las extremidades inferiores, elevando o recuperando la función de caminar.

El trabajo se llevó a cabo colocando tablillas en la extremidad inferior de ratas viejas para que los músculos de la pantorrilla se estiraran mientras la férula estaba en su lugar. Se colocaron férulas en una pierna durante treinta minutos, cinco días a la semana, durante cuatro semanas. Más tarde, compararon el flujo sanguíneo, la función arterial y el número de capilares en los músculos de la extremidad inferior estirada con la extremidad contralateral no estirada.

Judy Muller-Delp (investigadora principal) señaló la importancia de esta práctica: “Nuestra investigación sugiere que el estiramiento muscular estático realizado regularmente puede tener un impacto real al aumentar el flujo sanguíneo a los músculos de la parte inferior de la pierna. Esto arroja luz sobre que incluso las personas que luchan por caminar debido al dolor o la falta de movilidad pueden realizar actividades para mejorar su salud”.

Explicó, además, que aún pueden probarse otras variables dentro de los ejercicios de estiramiento: “No probamos un rango de estiramiento o un marco de tiempo diferente para la intervención de estiramiento. Es posible que un mayor estiramiento o uno que se incremente de manera constante durante el periodo de cuatro semanas tuviese un beneficio aún mayor. También es posible que se vea un mayor beneficio si el estiramiento continúa durante más de cuatro semanas”.

Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +