El Judo puede mejorar la calidad de vida de las personas mayores

Expertos de la Universidad de Sevilla han desarrollado el programa Judo Utilitario Adaptado que enseña a los mayores a actuar ante una caída, evitando lesiones o reduciendo daños. El trabajo fue premiado en el “7th EJU exhibition of Judo Research 2016″.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha alertado de la incidencia de las caídas como segunda causa de fallecimientos por lesiones accidentales, estimando la cifra global de 424.000 muertos, como resultado de los 37 millones trescientas mil caídas graves que precisan asistencia sanitaria cada año, siendo los adultos mayores de 60 años las principales víctimas.

En función de estos datos la Universidad de Sevilla desarrolló la investigación que recoge el nombre de Judoks.

Óscar del Castillo, profesor de la Universidad de Sevilla, destaca como “derivado de este trabajo, hemos conseguido resultados muy esperanzadores en la reducción de los niveles del Síndrome al Miedo a Caerse (STAC) en todas las variables analizadas, dentro y fuera del entorno doméstico como son el temor a bañarse sin ayuda, al vestirse o desvestirse, temor a caminar por superficies resbaladizas, a subir y bajar rampas, o ir a la compra, lo cual supone una mejora de la calidad de vida del adulto mayor al mantener su autonomía personal en niveles más altos y atrasar su posible dependencia”.

Las características de las propias técnicas del Judo Kodokan en materia de caídas y la reducción de la magnitud de los impactos que se generan sobre el organismo aplicando estas técnicas, son algunos de los factores de mayor interés para disminuir el riesgo de lesión en el caso de caída de las personas mayores.

Sobre esta premisa, el JUA plantea una propuesta metodológica centrada en diseños de deporte e integración social a través de la utilización de actividades deportivas que son modificadas en función de las características de los destinatarios.

“Para llevar a cabo la enseñanza de los ukemis (caídas) en las personas mayores planteamos actividades de asimilación y asimilación asistida vinculadas a los elementos de seguridad necesarios que eviten lesiones y nos permitan automatizar los gestos técnicos de la manera efectiva. La inclusión, a su vez, de una propuesta colaborativa favorece la socialización de nuestros adultos mayores”, añade el profesor del Castillo.

Según los expertos el Judo, y en concreto esta propuesta, permite una educación física integral y adaptada a las necesidades de la persona mayor proporcionándole un carácter fundamental para ellos, como es el utilitario. Se potencian tanto sus necesidades psicomotrices (memoria a corto, medio y largo plazo, ubicación espacial, perspectiva, ambidextrismo, lanzar, tirar, empujar, caer, coordinación conjunta e independiente de ambas manos y pies, etc…), como la relación con las demás personas.

La posibilidad de cubrir todas las necesidades físicas y sociales de la persona diferencia en gran medida al Judo de otros deportes más focalizados en el desarrollo de una capacidad o cualidad concreta.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +