El Nordic Walking incrementa la práctica deportiva en los mayores

Un estudio de la Universidad de Gdansk (Polonia) concluye que el Nordic Walking es una buena actividad para que las personas mayores aumenten su nivel de práctica deportiva. Se analizaron los datos de 161 adultos de más de 60 años.

Dado el progresivo aumento de la población mayor y la relación directa entre la falta de ejercicio regular y un mayor riesgo de padecer distintas patologías y un deterioro generalizado de la salud física y mental, esta investigación concluye que el Nordic Walking puede ser una herramienta muy útil en mejorar la calidad de vida de los mayores.

El objetivo de este estudio fue evaluar el grado en que la práctica de la Marcha Nórdica afectaba a la calidad de vida, asociado con la salud en la vejez. Fueron analizados factores como el sexo, la edad, la educación, la morbilidad, el nivel de actividad física y la autoevaluación de la salud, tanto física como mental. En el estudio participaron 161 personas (93 mujeres y 68 hombres).

Los expertos concluyeron que la actividad física es uno de los factores clave que influyen en la auto-evaluación de la salud de las personas mayores y que el Nordic Walking es una buena actividad para que las personas mayores aumenten su nivel de práctica deportiva. Las personas que lo practicaron mostraron unos mejores índices en el estado de salud general, así como una importante evolución en las relaciones afectivas y sociales con el resto de compañeros. También fue significativa la mejora en el estado de salud mental de las personas analizadas.

En cuanto a los motivos para elegir esta práctica deportiva, los participantes señalaron la necesidad personal de realizar actividad física (64,6%), la recomendación médica (58,3%), el fomento de las relaciones sociales (39,6%) y el ser una “actividad de moda” (8,3%).

La historia del Nordic Walking es relativamente corta, ya que sus inicios se remontan solo a una docena de años. Sus antecedentes se encuentran en el esquí de fondo. La “marcha con bastones” presenta un gran número de beneficios para sus practicantes, como la simplicidad de la estructura de movimiento, basada en el movimiento natural del cuerpo, la accesibilidad para las personas de todas las edades y diferentes niveles de condición física, los costes relativamente bajos y la seguridad durante la práctica. Estas cualidades lo convierten en actividad física cada vez más popular entre las personas mayores.

Para acceder al estudio, pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +