Hacer ejercicio en la mediana edad mejora la salud cerebral en la vejez

Un estudio de la Universidad de Columbia de Nueva York señala que hacer ejercicio en la mediana edad (sobre los 50 años) mejora la salud cerebral en la vejez. Los expertos recomiendan actividad física regular de intensidad moderada a vigorosa.

El trabajo se llevó a cabo con 1.604 voluntarios de 53 años de media, a los que se les preguntaba la cantidad de ejercicio, de intensidad de media a vigorosa, que hacían a la semana. Se calificó su actividad como nula, baja, media o alta. Durante los siguientes 25 años, se les hicieron varias revisiones médicas en busca de alguna lesión, área con daños o enfermedad.

Después de llevar a cabo estas revisiones, los investigadores de la Universidad de Columbia de Nueva York llegaron a la conclusión de que las personas que no realizaban ejercicio de intensidad moderada a vigorosa en la mediana edad tenían un 47% más de probabilidades de desarrollar pequeñas áreas de daños en el cerebro que las que sí practican actividad física moderada.

Los resultados han sido publicados en la revista Neurology. Según afirma la doctora Priya Palta, profesora asistente de ciencia en el Irving Medical Centre de la Universidad de Columbia en la ciudad de Nueva York, “los datos demuestran que una vida activa durante la mediana edad tiene beneficios reales sobre la salud del cerebro. En particular, los niveles consistentemente altos de actividad física de intensidad moderada a vigorosa en la mediana edad se asociaron con menos lesiones cerebrales en la vejez”.

Estos daños elevan el riesgo de demencias, como el Alzheimer. La doctora Palta explica que “nuestro estudio sugiere que realizar al menos una hora y 15 minutos de ejercicio de intensidad de moderada a vigorosa a la semana o más durante la mediana edad puede tener un importante efecto sobre la salud del cerebro y preservar su estructura”.

Los investigadores no incluyeron en el estudio la actividad física relacionada, por ejemplo, con el trabajo, solo la realizada en el tiempo libre. Aun así, este informe puede servir como arranque para llevar a cabo otros más precisos que demuestren con más datos cuál es la influencia del ejercicio físico en la prevención de enfermedades como el Alzheimer.

Para acceder al estudio (de pago y en inglés), pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +