Hacer ejercicio reduce el riesgo de muerte en mayores discapacitados

Una investigación de la Universidad Autónoma de Madrid explica que hacer ejercicio reduce el riesgo de muerte en las personas mayores con discapacidad. Ser activo físicamente está asociado con una disminución de entre el 26 y el 37% de la mortalidad.

En el trabajo, publicado en la revista científica “Journal of Gerontology: Medical Sciences”, han participado investigadores del Departamento de Educación Física, Deporte y Motricidad Humana y el Departamento de Medicina Preventiva y Salud Pública de la UAM, el CIBER de Epidemiología y Salud Pública, el IMDEA Alimentación y la Agencia de Salud de la Toscana (Florencia).

Se analizaron a 3.752 adultos mayores nacidos en España, con el objetivo de averiguar cómo estas personas con discapacidad pueden reducir la mortalidad total y por enfermedad cardiovascular realizando ejercicio de forma regular, siempre adaptado a sus posibilidades. Hasta ahora se conocía que la actividad física regular previene la discapacidad física en los mayores, pero se desconocía si una vez que se padece el deporte podría atenuar sus perjuicios para la salud.

Según explican los autores, “el estudio extrajo una muestra representativa de la población de 60 años o más en España, participantes en la cohorte UAM. Además de valorar la actividad física que hacían, se determinaron cinco tipos de discapacidad física: Agilidad, movilidad, actividades diarias globales, actividades para atender las necesidades de la casa y actividades de autocuidado. A estas personas se les siguió desde el año 2000 hasta la actualidad para determinar la mortalidad y su causa”.

Los resultados muestran que todos los tipos de discapacidad física se asociaron con mayor mortalidad por cualquier causa y por enfermedad cardiovascular. Sin embargo, ser físicamente activo se asoció con una reducción del 26 al 37% de la mortalidad general, y del 35 al 50% de la cardiovascular en todos los tipos de discapacidad física. Por tanto, las personas mayores con discapacidad pueden mejorar mucho su salud haciendo ejercicio adaptado a sus posibilidades de forma regular.

David Martínez (investigador de la UAM) afirmó que “otra buena noticia fue que la mortalidad fue similar en las personas físicamente activas con discapacidad y en las personas físicamente inactivas sin discapacidad”. Añadió que “la discapacidad física es muy frecuente en la persona mayor. Por ejemplo, alrededor del 40% de los mayores de 60 años tiene alguna limitación de la movilidad. Por ello, son también muchos los que pueden beneficiarse haciendo algo de actividad física”.

Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +