Los bailes latinos pueden mejorar la salud de las personas mayores

Un estudio de la Universidad de Illinois (Chicago) señala que la danza latina podría beneficiar a las personas mayores. Tras cuatro meses de clases, dos veces por semana, los participantes caminaban más rápido y estaban más activos.

Los investigadores analizaron si una intervención comunitaria, enfocada en las clases de danza latina, podría beneficiar a 54 adultos mayores que no eran muy activos físicamente. Los participantes fueron asignados de manera aleatoria para realizar un programa de danza dos veces a la semana por cuatro meses o un programa de educación de la salud. Todos llenaron un cuestionario sobre la actividad física que realizaban en su tiempo libre y llevaron a cabo una caminata de 400 metros tanto al inicio como al final del estudio.

Después de cuatro meses de asistencia a clases de danza latina, dos veces a la semana, los bailarines pudieron caminar más rápido y estaban más activos físicamente durante su tiempo libre que al principio del estudio. La actividad física en su tiempo libre aumentó de 650 minutos a la semana a casi 818 minutos.

Aquellos que asistieron a las clases de educación de la salud mostraron una mejora menor en cuanto a su actividad física, terminaron la caminata de 400 metros en 409 segundos al final del estudio en comparación con los 419 segundos que les tomó hacerlo en un inicio. El tiempo de actividad física en su tiempo libre aumentó de 522 minutos a 628 minutos a lo largo del estudio.

El programa de danza desarrollado es “Bailamos”, creado por David X. Márquez y Miguel Méndez en la Universidad de Illinois en Chicago, es una intervención culturalmente personalizada y enfocada en el estilo de vida de la comunidad e incluye cuatro estilos de baile distintos: merengue, bachata, chachachá y salsa. Todos ellos están guiados por un instructor de danza y con coreografías más complejas conforme avanza el programa.

Aumentar la actividad física es uno de los objetivos de impacto 2020 de la American Heart Association, que hace un llamamiento a los adultos a realizar un mínimo de 150 minutos de actividad física moderada o por lo menos 75 minutos de actividad física vigorosa a la semana.

Se ha demostrado que la actividad física regular reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas, ataques cerebrales, diabetes tipo 2 y complicaciones asociadas con la edad avanzada, además de que mejora el equilibrio, la movilidad y reduce el estrés.

La autora principal de este trabajo, Priscila Vásquez, aseguró que “las personas mayores latinas enfrentan muchas barreras y están ocupados cuidando a otros y encargándose de otras responsabilidades, por lo que dejan la actividad física de lado y muchas veces no hay oportunidades disponibles para ellos. Este programa los involucra a nivel físico, cultural y emocional. Como anécdota, he escuchado a participantes decir que ir a las clases de danza los ayuda a liberarse del estrés. También interactúan con otros y crean una comunidad. Todo esto impacta tanto a su salud física como a su salud mental y a su bienestar”.

Bailar puede tener mayores implicaciones en la salud. Vásquez mencionó que el equipo de investigación está interesado en ver si “Bailamos” puede ayudar a los latinos mayores que ya experimentan deterioro cognitivo leve: “Estamos interesados en usar una resonancia magnética, para ver si la danza afecta positivamente a su cerebro”.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +