Los mayores que realizan deporte tienen el cerebro cuatro años más joven

Un estudio realizado por la Universidad de Columbia de Nueva York (Estados Unidos) indica que las personas mayores que realizan actividad física con regularidad presentan un cerebro cuatro años más joven que aquellos de hábitos más sedentarios.

El trabajo, que utilizó resonancias magnéticas, midió los cerebros de las personas teniendo en cuenta su nivel de actividad y concluyó que las personas menos activas tenían un volumen cerebral más pequeño. Yian Gu, de la Universidad de Columbia en Nueva York (Estados Unidos) y miembro de la Academia Americana de Neurología, explica que “estos resultados son emocionantes, ya que sugieren que la gente potencialmente puede prevenir el encogimiento del cerebro y los efectos del envejecimiento en el mismo simplemente siendo más activos”.

Se analizó a 1.557 personas, con una edad media de 75 años. Ninguno de ellos tenía demencia, aunque 296 tenían deterioro cognitivo leve y el 28% tenían el gen de la ApoE, que está relacionado con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer. Tras una serie de cuestionarios, los investigadores dividieron a los participantes en tres grupos: Los que no hacían nada de actividad física, aquellos que eran algo activos (dos horas y media de actividad física de baja intensidad, una hora y media de actividad física moderada o una hora de actividad física de alta intensidad a la semana) y los más activos (siete horas de actividad física de baja intensidad, cuatro horas de actividad física moderada o dos horas de actividad física de alta intensidad semanalmente).

Tras realizar algunos ajustes por edad, sexo, educación, raza o etnia y estado del gen de la ApoE, el tamaño medio del cerebro para aquellos que eran inactivos era de 871 centímetros cúbicos, en comparación con los 883 cc que mostraban los más activos, una diferencia de 12 cc, lo que equivale a casi cuatro años de envejecimiento cerebral. Los resultados se mantuvieron similares incluso después de excluir a las personas que tenían un deterioro cognitivo leve.

Gu señala que “estos datos se suman a la evidencia de que una mayor actividad física está vinculada a un mayor volumen cerebral en las personas mayores.  También se basa en la premisa de que mover el cuerpo más a menudo a lo largo de la vida puede proteger contra la pérdida de volumen cerebral”.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +