Realizar ejercicio de forma regular puede ralentizar el envejecimiento

Una investigación realizada por la Universidad de Birmingham y el King’s College de Londres indica que realizar ejercicio de forma regular frena los síntomas de la vejez y ralentiza el envejecimiento. Las personas mayores que se mantienen activas tienen mejor forma física y sistema inmunitario que las que no hacen deporte en su vida diaria.

El trabajo, publicado en dos artículos de la revista científica “Aging Cell” y financiado por la fundación BUPA, pretendía evaluar la salud de los adultos mayores que habían practicado ejercicio la mayor parte de su vida adulta para comprobar cómo había afectado a su envejecimiento.

Para ello, se reclutó a 125 ciclistas aficionados de 55 a 79 años, 84 de los cuales eran hombres y 41 eran mujeres. Los hombres tenían que poder recorrer 100 km en menos de 6,5 horas, mientras que las mujeres debían realizar 60 km en 5,5 horas. Los fumadores, los grandes bebedores y aquellos con presión arterial alta u otras condiciones de salud fueron excluidos del estudio.

Los participantes se sometieron a una serie de pruebas en el laboratorio y se compararon con un grupo de adultos que no participan en actividad física regular. Este grupo consistió en 75 personas saludables de entre 57 y 80 años y 55 adultos jóvenes sanos de entre 20 y 36 años.

El estudio mostró que no se produjo pérdida de masa muscular y fuerza en aquellos que hacían ejercicio regularmente. Los ciclistas tampoco aumentaron sus niveles de grasa corporal o colesterol con la edad y los niveles de testosterona en los hombres también se mantuvieron altos, lo que sugiere que es posible que hayan evitado la mayor parte de la menopausia masculina.

Se reveló también que los beneficios del ejercicio se extienden más allá de los músculos, ya que los ciclistas tenían un sistema inmune que tampoco parecía envejecer. Normalmente, un órgano llamado timo comienza a encogerse a partir de los 20 años y produce menos células inmunitarias o células T. Sin embargo, se comprobó que los timos de los ciclistas estaban produciendo tantas células T como las de una persona joven.

La profesora Janet Lord (directora del Instituto de Inflamación y Envejecimiento en la Universidad de Birmingham) explicó que “menos de la mitad de las personas mayores de 65 años hace suficiente ejercicio para mantenerse saludables y más de la mitad de las personas mayores de 65 sufre al menos dos enfermedades. Hipócrates, en el 400 aC, dijo que el ejercicio es la mejor medicina del hombre, pero su mensaje se ha perdido con el tiempo y somos una sociedad cada vez más sedentaria. No obstante, de manera importante, nuestros hallazgos desmienten la suposición de que el envejecimiento automáticamente nos hace más frágiles”.

Sobre los resultados, añadió que “nuestra investigación significa que ahora tenemos pruebas contundentes de que alentar a las personas a comprometerse con el ejercicio regular a lo largo de sus vidas es una solución viable al problema de que estamos viviendo más tiempo, pero no somos más saludables”.

Por su parte, la doctora Niharika Arora Duggal (de la Universidad de Birmingham) subrayó que “esperamos que estos descubrimientos eviten el peligro de que, como sociedad, aceptemos que la vejez y la enfermedad son compañeros de cama normales y que la tercera edad del hombre es algo que debemos soportar y no disfrutar”.

El profesor Stephen Harridge (director del Centro de Ciencias Fisiológicas Humanas y Aeroespaciales del King’s College de Londres) resaltó que “los hallazgos enfatizan el hecho de que los ciclistas no hacen ejercicio porque es saludable, pero que están sanos porque han estado ejercitándose durante una gran parte de sus vidas. Sus cuerpos han envejecido de manera óptima, libres de los problemas generalmente causados por la inactividad. Quiten la actividad y su salud probablemente se deteriore”.

Norman Lazarus (profesor emérito del King’s College y experto ciclista) y el doctor Ross Pollock (autor del estudio muscular) concluyeron lanzando una importante reflexión: “La mayoría de nosotros que hacemos ejercicio no nos acercamos a las capacidades fisiológicas de los atletas de élite. Hacemos ejercicio principalmente para divertirnos. Casi todos pueden participar en una actividad física que se ajuste a sus propias capacidades fisiológicas. Encuentra una con la que disfrutes en cualquier entorno que te guste y ten un hábito de actividad física. Obtendrás las recompensas en tu vida posterior disfrutando de una vejez independiente y productiva”.

Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +