Romper la inactividad con periodos de ejercicio favorece el envejecer

Una investigación de la Universidad de Castilla-La Mancha muestra que romper el sedentarismo introduciendo breves periodos de actividad favorece el envejecimiento saludable. Previene también el riesgo de padecer fragilidad.

Este estudio ha sido desarrollado por Asier Mañas Bote, que pertenece al grupo Grow, Exercice, Nutrition and Development (GENUD) de Toledo. El equipo trabajó con un grupo de 234 hombres y 285 mujeres de entre 67 y 95 años procedentes de un estudio sobre envejecimiento saludable, evaluando durante dos años parámetros relacionados con la actividad física y la fragilidad a través de un método estadístico que hasta la fecha no se había utilizado con este tipo de variables.

Se partió de la hipótesis de que los riesgos para la salud por inactividad se pueden reducir eliminando el sedentarismo o incluyendo breves periodos de actividad física en las horas que permanecemos inactivos.

Mañas Bote señaló que “hemos medido, por un lado, el tiempo sedentario total del día y, por otro, el patrón sedentario, esto es, el número de periodos de más de diez minutos en actividades sedentarias y la duración media de esos periodos”. La principal conclusión fue que “reducir el tiempo de sedentarismo total es muy importante, pero aún lo es más el patrón con el que lo hagamos”, señaló el investigador.

Aseguró, además, que “cuantas más veces se rompa el sedentarismo y cuanta más duración tenga esa ruptura, mejor pronóstico tienen las personas para no acabar siendo frágiles y por tanto dependientes”. Mañas destacó también que “una persona que permanece inactiva ocho horas seguidas tiene peor pronóstico que alguien que está inactivo doce sumando periodos más breves”.

Estas conclusiones son aplicables a todo el mundo. El experto apuesta por promover desde la infancia esta cultura de la actividad física y de ruptura del sedentarismo. En este sentido, recomienda diez minutos de actividad por cada hora que pasamos sentados, al margen de los 150 minutos de ejercicio semanales que propone la Organización Mundial de la Salud.

Este informe es parte de un proyecto de investigación que se realiza de forma conjunta y en colaboración con el Servicio de Geriatría del Hospital Virgen del Valle, perteneciente al Complejo Hospitalario de Toledo. En este centro tiene su sede el Estudio Toledo Envejecimiento Saludable (ETES), que bajo la dirección del doctor Francisco José García García mantiene desde hace años una línea de colaboración con el grupo investigador de la UCLM GENUD Toledo, a cuyo frente se sitúan los profesores Ignacio Ara y Luis Alegre.

Para acceder al abstract del estudio (en inglés) pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +