Un estudio refleja los beneficios del ejercicio en la postmenopausia

Una investigación de la Universidad de Copenhague señala los beneficios del ejercicio en la postmenopausia. Concluye que la actividad física es un buen aliado para frenar los efectos negativos de la pérdida de estrógeno y el envejecimiento.

Las mujeres postmenopáusicas se ven privadas de estrógeno, una hormona con un fuerte efecto positivo en el músculo y en la función de los vasos sanguíneos. Trabajos anteriores habían demostrado que el impacto beneficioso de la actividad física se reduce o está ausente en mujeres postmenopáusicas.

Este trabajo demuestra, sin embargo, que las mujeres que son postmenopáusicas presentan beneficios similares o superiores de la actividad física a los que tienen las premenopáusicas. La postmenopausia temprana es, por tanto, un buen momento para que las féminas puedan obtener un mayor beneficio del ejercicio.

En la investigación se estudió a 36 mujeres de mediana edad, pre y postmenopáusicas, de sólo unos años de diferencia. Después de un régimen de 12 semanas de entrenamiento en ciclismo de alta intensidad, los científicos, dirigidos por la profesora Hellsten, de la Universidad de Copenhague (Dinamarca), determinaron el efecto del entrenamiento en los músculos de la mujer y los vasos sanguíneos mediante una serie de pruebas fisiológicas.

Los expertos tomaron muestras de tejido de los músculos del muslo, como se detalla en un artículo publicado en la revista “Journal of Physiology”.

El responsable del estudio, Michael Nyberg, explicó que “estos hallazgos indican una posible vía de señalización a nivel celular que puede subyacer en la mayor sensibilidad a la actividad física en las mujeres con postmenopausia reciente. Por lo tanto, estudios futuros deben seguir explorando esta vía tanto en modelos animales como humanos”.

Para acceder al estudio (en inglés), pinche aquí.

Have your say

Universidad Europea de Madrid Equipo de Gestión Cultural Movinivel +